¿PUEDEN LAS MÁQUINAS HACER ALGO POR EL ARTE?

¿PUEDEN LAS MÁQUINAS HACER ALGO POR EL ARTE?

Literatura para máquinas y máquinas literarias

Dos propuestas culturales para un amante de la tecnología. La primera, una propuesta ‘diagramática’, que pretende visualizar de forma esquemática algunas de las frases más destacadas de las obras más conocidas. La segunda, una app que ayuda a que tus textos sean más fáciles de leer.

Disertación diagramática
Disertación diagramática | Pop Chart Lab

Sería complicado explicarle a una máquina la idea de belleza: para algunos lo bello es lo armónico, lo ordenado, lo bonito... pero para otros no. Hay quien encuentra en el caos, en la oscuridad, en lo crítico o en lo desgarrador ese 'algo' que le mueve. El arte es subjetivo, y eso es lo que hace tan bello al arte, como a tantas cosas que no responden a variables fijas. Hay quien disfrutaría en un museo de arte moderno y rabiaría en el concierto de un cantautor. A saber qué le gustaría más a un robot, un libro de Cortázar o una aventura de Superlópez.

Pero, a pesar de que tecnología y arte parecen mundos de complicada conciliación, han surgido dos propuestas bien distintas para unir ambos mundos, en concreto en el campo de la literatura.

La primera es una app online llamada Hemingway que te ayuda a escribir mejor. Y no, no es un corrector ortográfico, ni un cazador de erratas como cualquier procesador de texto que se precie tiene. Es un programa informático que corrige tu estilo, y eso tiene un punto de obsceno: una máquina diciéndote si tus frases son complicadas, tus palabras rebuscadas y tus textos farragosos.

Funciona con variables sencillas. Las frases largas y complejas las marca en amarillo, las que resultan difíciles de leer en rojo, los adverbios innecesarios en azul -y te sugiere que los cambies por verbos con fuerza-, las palabras innecesariamente largas en morado -y te sugiere un sinónimo más breve- y la voz pasiva en verde. La idea es que escribas de forma más breve, sencilla, directa y menos complicada. Al final, te cuenta las palabras, los párrafos, las frases y los caracteres, y te da una nota de legibilidad comprendida entre el cero y el diez según cómo sea tu texto. Muy de máquinas esto...

Lo malo, sólo funciona de momento en inglés ¿Te atreves a poner tu estilo literario bajo la lupa de una máquina?

Obras literarias hechas diagramas

La segunda es una propuesta de visualización, algo así como una traducción del arte a lenguaje matemático, una representación lógica que un robot sí podría entender y quién sabe si apreciar. Es la propuesta de Pop Chart Lab, donde han tomado el arranque de algunas de las obras más inmortales de la literatura clásica y han diagramado su estructura.

El resultado es algo similar al análisis morfosintáctico que durante generaciones hemos dibujado en la escuela ¿Recuerdas? Una línea que va del complemento al objeto, una que une todo al nombre como centro del sujeto y otra saliendo del verbo. Era como un cuadrante de una competición deportiva en la que al final los dos finalistas, sujeto y predicado, se unían para formar la oración. En teoría eso sirve para que un alumno entienda las relaciones, conexiones y dependencias entre los elementos de una frase... pero en la práctica era una cosa un poco antinatural eso de reducir a conexiones la riqueza del lenguaje.

Pues así es la propuesta de estos diseñadores: en un nivel superior, y por orden, aparecen, las palabras más importantes: un sustantivo, como sujeto, en gris, el verbo separado por una línea, en verde, y debajo las palabras que les complementan, con líneas diagonales; las líneas de puntos unen elementos compuestos.

Aquí tres ejemplos castellanos, aunque en inglés, eso sí.

¿Bonito? No. Pero cabe pensar que así leería una máquina una obra literaria... seguramente ellas tampoco vieran bonito un cuadro de Kandinsky.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.