CAMBIOS EN LA APP

CAMBIOS EN LA APP

Por qué deberías preocuparte si eres usuario gratuito de Spotify

Spotify es un gran servicio que ha trabajado como nadie para frenar la piratería musical y ofrecer una forma de escuchar música por la que la gente esté dispuesta a pagar. Pero no resulta nada fácil conseguirlo.

Spotify
Spotify | downloadsource.fr en flickr cc

Sus ingresos son cada vez mayores, han crecido en usuarios incluso desde la llegada de Apple Music -de hecho, en números brutos, su crecimiento es mucho mayor- y cada vez ofrecen más servicios dentro de su plataforma. Con Spotify el consumidor es feliz... pero no todo es de color rosa.

Por mucho que crezcan, siguen sin ser una empresa rentable: pierden dinero cada trimestre, y necesitan tomar medidas serias antes de que sea tarde. Una de esas medidas es inminente: los usuarios gratuitos no podrán escuchar algunas canciones durante los quince primeros días desde su lanzamiento, período durante el cual quedarán limitadas a los usuarios de pago.

Por mucho que el usuario gratuito se escude en que escucha publicidad por no pagar, los números con él no salen. Este plan es responsable en buena parte de que Spotify no sea capaz de ser rentable: entre sueldos, gastos de mantenimiento del servicio y pagos a discográficas, se les va más dinero del que ingresan. Si todos los usuarios gratuitos pasasen al plan de pago, posiblemente las cuentas sí saldrían, aunque si escuchasen mucha más música por el hecho de pagarla quizás la rentabilidad no se podría dar tan por sentada. Es complejo.

En cualquier caso, los usuarios gratuitos de Spotify son un mal negocio para la empresa, y no entra en ninguna previsión que se les haga la vida más fácil. Más bien al revés: que se les siga empujando de una forma más o menos agresiva al pago mensual que tanto necesita la compañía.

Apple Music ni siquiera contempla un plan gratuito, por muy limitado que estuviese o mucha publicidad que incluyese (esto último sencillamente no encaja en la filosofía de los servicios de Apple). O pago, o nada.

Los próximos movimientos de Spotify estarán orientados en dos caminos complementarios: contentar a las discográficas y contentar a los usuarios de pago. En el contexto actual, Spotify jamás buscará enfrentarse a las discográficas, a quien ruega unos 'royalties' menores a cambio de ceder frente a quienes no pagan por escuchar música, una aberración en las casas de los grandes sellos que ven cómo se devalúa el producto que venden.

El tiempo y la evolución de las finanzas dirá con qué nivel de rigidez actúa Spotify frente a quien prefiere no pagar, pero el futuro pinta oscuro para ellos y algo mejor para la industria.

Más noticias

Los mas vistos

Xtreme Cities

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.