LAS LÍRIDAS Y LAS PI-PUPPIDAS PROMETEN ESPECTÁCULO EN EL CIELO

LAS LÍRIDAS Y LAS PI-PUPPIDAS PROMETEN ESPECTÁCULO EN EL CIELO

Llegan dos lluvias de estrellas antes de que termine abril: apunta las fechas

Dos lluvias de estrellas llegan antes de que termine este mes de abril de manera consecutiva. Prometen hasta 40 meteoros por hora. Son las Líridas y las Pi-Puppidas. Anota las fechas y cómo disfrutar de su observación.

Estrellas fugaces del enjambre de las Líridas
Estrellas fugaces del enjambre de las Líridas | beforeitsnews.com

Primera fecha para apuntar en tu agenda. El día 22 a mediodía se espera que se produzca el máximo de las Líridas, por lo que las noches anterior y posterior; es decir, del viernes 21 al sábado 22 y del 22 al domingo 23 serán propicias para observar esta lluvia de estrellas que tiene una tasa de actividad de 18 meteoros a la hora.

Expectativas para las Líridas

Sin embargo, este número de estrellas fugaces podrá variar y situarse en valores de 90 meteoros a la hora tal y como ocurrió en el año 1982.

La Luna no entorpecerá la observación porque la primera noche del 21 de abril saldrá pasadas las 05:00, y sobre las 06:00 de la segunda noche del día 22 de este mes.

Ese fin de semana no será el único para disfrutar de este tipo de fenómeno astronómico. Hay una lluvia de estrellas posterior.

Pi-Puppidas

Segunda fecha. Del 23 al 24 podremos disfrutar de las Pi-Puppidas, una lluvia que se espera tenga una actividad de unos 40 meteoros por hora y que será visible cuanto más cerca estemos del hemisferio sur. La Luna estará en una fase muy favorable para su observación, informó Antonio Pérez Verde.

Cómo ver una lluvia de estrellas

1.- Para disfrutar una lluvia de estrellas no necesitas telescopios ni prismáticos. La mejor forma de verla es a simple vista porque los instrumentos ópticos que se usan en astronomía amplían una zona muy pequeña del cielo, y lo que queremos es justo lo contrario: ver una gran parte.

2.- Deberás alejarte de la contaminación lumínica. Cuanto más oscuro esté el cielo, más estrellas fugaces verás. Cualquier luz, natural o artificial, teñirá el cielo en mayor o menor medida, enmascarando los meteoros más débiles.

3.- La Luna es el único enemigo que no podemos evitar a la hora de ver una lluvia de estrellas. Consulta en qué fase está para determinar si vale la pena la excusión o no. Aunque esta vez, como te mencionamos, no será un impedimento.

4.- Para fotografiar la lluvia de estrellas, necesitarás, además de la cámara (a ser posible réflex), un trípode y un temporizador. Con un ISO 400 y el máximo tiempo de exposición conseguirás captar algún meteoro. Si lo que haces es dejar el obturador abierto durante unos minutos, conseguirás unos bonitos trazos estelares con algún meteoro cruzándolos.

5.- Es importante conocer el radiante o punto del que, bajo nuestra perspectiva, parecen surgir los meteoros, y es importante conocer ese punto, no para mirarlo sino para mirar a su alrededor, ya que los meteoros serán más largos y duraderos conforme nos vayamos alejando de ese punto. Extiende el brazo y con la mano abierta pon el pulgar hacia el radiante, el dedo meñique te indicará a partir de donde debes empezar a mirar.

6.- Además, si dispones de una guía de cielo podrás aprender constelaciones e identificar estrellas mientras barres el firmamento buscando meteoros. Adquirirás soltura para futuras observaciones y te será más sencillo localizar objetos cuando estés usando telescopios o prismáticos.

7.- Y mejor ve en compañía. Si vas con un grupo de amigos a observar la lluvia de estrellas podréis barrer una mayor cantidad de cielo.

8.- Por último, paciencia. Es lo más importante, ya que en el mejor de los casos podréis ver un meteoro por minuto, a lo sumo dos, ya que lo normal es estar 2-3 minutos a la espera.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.