OLA DE CALOR

OLA DE CALOR

Consejos para dormir bien a pesar del calor (y sin aire acondicionado)

Las noches tropicales afectan a nuestros ciclos de sueño por las altas temperaturas, sobre todo cuando no tenemos aire acondicionado.

Dormir mal por las noches por culpa del calor
Dormir mal por las noches por culpa del calor | gogeid en Flickr bajo licencia CC

Todos ansiamos la llegada del veranito... hasta que nos encontramos de golpe con la primera ola de calor del año, una visita metereológica que por lo general suele quedarse bastante tiempo.

El sueño es uno de los grandes damnificados por esta situación. Los días tienen mucha más luz, soportamos más ruidos porque abrimos más las ventanas y cambiamos nuestros patrones de sueño porque hacemos más vida en la calle.

Intentar descansar en una casa con casi 30 grados de temperatura es para muchos una misión casi imposible y hace que incluso añoremos las horas de trabajo en una oficina bien climatizada. Aún así, con unos pequeños trucos podemos arañar un poco más de tiempo de sueño entre tanto sopor.

1. Aíslate de los ruidos

Fiestas de verano, vecinos viendo la tele a tope por no poder dormir... Usar unos buenos tapones a medida pueden ser de gran ayudar para que puedas caer redondo en la estación más ruidosa del año.

Tampoco tienes que forzar la máquina y quedarte contando ovejas, pero una vez que estés convencido quizá sea bueno desconectar.

2. La tecnología no ayuda

No, la tecnología no ayuda nunca y hay estudios que lo corroboran, pero en momentos en los que cuesta conciliar el sueño tendemos más a encender las pequeñas pantallas en la cama.

Esto es algo poco recomendable para desconectar aunque tengamos la tentación de distraernos del maldito calor: lo mejor que puedes hacer si no concilias el sueño es leer un libro con una luz adecuada que ilumine bien tu lectura.

3. Intenta no trastocar tus rutinas

Los planes se suelen ir de las manos en época estival, pero que sepas que el sueño no se recupera después con una maratón de horas en el catre.

En verano puede ser ideal incorporar nuevas rutinas como que des un paseo después de cenar, ya que respirar aire de la calle y hacer algo de ejercicio te ayudará a engañar el cuerpo y que se relaje a pesar de que a veces la temperatura exterior no baje de los 25 malditos grados.

4. No te pases con el aire acondicionado

Comprueba que los filtros del aire estén limpios y, si no te sienta mal, duerme con él a no menos de 25 grados. El resto del día tampoco te emociones bajando la temperatura, ya que no es recomendable para el cuerpo sufrir cambios de más de diez grados de golpe. Tu bolsillo y tu salud lo agradecerán.

5. No te olvides de hidratarte

Es de perogrullo, pero el agua tiene que ser tu mejor compañera de sudores. Y no sólo para beber: también para tener un pulverizador para mojar tu cuerpo o tus sábanas.

6. Ventila sólo cuando toca

Si tienes una casa con una orientación o una certificación energética desastrosa vas a tener que hacer virguerías para conseguir una mísera sensación de frescor. Los toldos y las persianas tienen que estar bajadas cuando aprieta el sol y las ventanas sólo se deben abrir a partir de las diez o las once de la noche.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.