NAVEGAN USANDO LA VISTA, EL OÍDO, EL MAGNETISMO Y LA LUZ POLARIZADA

NAVEGAN USANDO LA VISTA, EL OÍDO, EL MAGNETISMO Y LA LUZ POLARIZADA

De ciegos nada: los murciélagos tienen superpoderes en los ojos

Los murciélagos no sólo se orientan con sus ojos (porque ven) o con el sónar que tienen gracias a su capacidad de emitir ultrasonidos y 'leer' su eco. También tienen una brújula y un mapa interno

Murciélago
Murciélago | Antton Alberdi

Uno de los sistemas de vuelo más sorprendentes de la naturaleza es el de los murciélagos. Criaturas nocturnas que vuelan de forma nerviosa en completa oscuridad sin impactar jamás contra ningún obstáculo, cazando entre las sombras gracias a un sistema de ultrasonidos que ellos mismos emiten y que, al percibir el eco de las ondas sonoras contra los elementos en su entorno, 'visualizan' un mapa de lo que tienen alrededor en tiempo real. Son criaturas fascinantes capaces de 'modelar' de forma instantánea el mapa de su entorno.

Pero no, no son ciegos. Los murciélagos ven, aunque sea un poco peor que los humanos. Sin embargo sus ojos esconden algunos secretos que hacen que, al contrario de lo que se suele creer, su visión no sea ni mucho menos deficiente: son los únicos mamíferos voladores, pero también los primeros mamíferos conocidos capaces de 'ver' la luz polarizada del sol y usarla para orientarse.

En realidad los murciélagos usan cuatro variables para volar: sus ojos (porque ven), su sónar de ultrasonidos para entornos familiares conocidos y una brújula y un compás especiales para largas distancias. Porque una cosa es moverse sin luz entre obstáculos, pero otra orientarse en un viaje ¿Cómo lo hacen?

Para descubrirlo Richard Holland y su equipo de la Universidad irlandesa de Queen's se dedicaron a hacer la puñeta a un grupo de murciélagos y a otro de palomas -científicamente hablando- y publicaron sus hallazgos en Nature communications. De estas aves se sabe que se orientan por su capacidad sensorial magnética. Dicho de otra forma, tienen una especie de 'brújula' interna que les hace saber, a través del magnetismo de la Tierra, dónde está el norte.

Para comprobar si los murciélagos funcionaban igual metieron a ambos grupos en cajas y alteraron la polaridad magnética con imanes, y comprobaron que efectivamente los murciélagos se desorientaron al principio... pero sólo si la prueba se hacía de noche. Si el experimento lo hacían antes de la puesta de Sol los animales acababan reorientando su vuelo.

Así que algo tenía que decir el Sol ahí, no era sólo una cuestión de magnetismo

Repitieron la prueba con espejos, haciéndoles creer que el sol se ponía por un punto diferente... pero ignoraron totalmente el estímulo y salieron volando en la dirección correcta. Así que no era una cuestión de posición del sol ¿Cómo, entonces, ajustan su brújula al anochecer?

Tras una tercera prueba comprobaron que el sistema es similar al de las aves: utilizan la variación en la polarización de la luz del sol durante el ocaso, algo que nuestros ojos humanos son incapaces de percibir. Se trata de la diferencia de ángulo en el movimiento de las ondas de luz en relación a la que viajan, según explica el propio Holland en un artículo en The Conversation

Así que los murciélagos usan sus ojos para ver, un sónar para modelar su entorno, el magnetismo terrestre para trazar un mapa y las ondas de luz solar como brújula. No son vampiros, pero tienen poderes casi tan fascinantes.

Los mas vistos

Xtreme Cities

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.