LE EXTIRPARON UN TUMOR EN UNA COMPLICADA CIRUGÍA

LE EXTIRPARON UN TUMOR EN UNA COMPLICADA CIRUGÍA

George, la carpa dorada que sobrevivió a una operación craneal

Un hombre salvó la vida de su mascota al costear una complicada operación para quitarle un tumor. El tratamiento era veinte veces más caro que lo que costó el ejemplar.

George, la carpa operada de un tumor cerebral
George, la carpa operada de un tumor cerebral | Lort Smith Animal Hospital

Tener mascota es algo muy grato, pero no es particularmente barato. Basta preguntar si no a cualquier dueño de un perro o un gato, que estaría más que dispuesto a dejarse los ahorros que tuviera para salvar la vida a su mejor amigo. Pero... ¿y si nuestra mascota fuera algo más pasiva?

Porque claro, los perros (y algunos gatos) son sensibles, cariñosos y leales. Pero imagina tener una mascota carente de sentimientos, a la que le da igual que estés o no y que seguramente jamás habrá reparado en tu presencia. Por ejemplo, una carpa dorada.

Queda feo decirlo, pero pocos se gastarían casi 180 euros en salvar la vida de un pez que apenas vale 7 euros.

Por suerte para George, que así se llama el protagonista de esta historia, Lyn Orton no es una de esas personas. George no era una carpa dorada, sino su carpa dorada. Su 'Carassius auratus', por decirlo correctamente. Llevaban diez años juntos y sus dueños, una familia australiana, no estaban dispuestos a perderse los otros veinte que puede vivir un ejemplar de este tipo.

George había desarrollado un abultado tumor cerebral que le impedía respirar y alimentarse "y estaba empezando a sufrir de verdad", según relató Tristan Rich, el veterinario que lo trataba, en declaraciones recogidas por la CBS.

Las opciones que Rich dio a Orton no daban lugar a equívocos: operación o sedación definitiva. Y Orton y los suyos decidieron operar aunque el coste fuera casi veinte veces el del pez.


Fuente: Lort Smith Animal Hospital

El reto de la operación, en cualquier caso, no era fácil. Rich preparó tres recipientes con agua. En uno de ellos había una cantidad de sedantes suficiente para dejar inconsciente al paciente, en otro una cantidad suficiente para mantenerlo controlado y en el tercero había únicamente agua fresca, según el relato del Telegraph.

El paciente fue introducido primero en el primer recipiente y, una vez sedado, fue intubado con agua procedente del segundo recipiente. Rich operó usando bisturí y esponjas de gelatina, le dio sutura, le inyectó calmantes y, durante el posoperatorio, le dio más calmantes para paliar el dolor. Al cabo del rato el pececillo nadaba contento ya sin su protuberante tumor.

Los mas vistos

Xtreme Cities

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.