EL CAMBIO CLIMÁTICO NO SE TIENE EN CUENTA

EL CAMBIO CLIMÁTICO NO SE TIENE EN CUENTA

Hace falta una actualización meteorológica: los modelos de prevención de huracanes están desfasados

Los modelos de predicción que se utilizan para establecer medidas contra inundaciones y otros riesgos están basados en conocimientos sobre el clima de hace años, no sobre el actual o el que nos traerá el futuro a causa del impacto del calentamiento global.

IRMA
IRMA | IRMA

El azote de Harvey provocó que más de 60 personas perdieron la vida y más de 30.000 tuvieron que evacuar sus hogares. El huracán, el más fuerte registrado en los Estados Unidos en la última década, permaneció durante días en el sur de Texas, castigándolo con litros y litros de agua hasta inundar completamente Houston, la cuarta ciudad del país.

Con esta tragedia todavía reciente otro huracán llamado Irma, está asolando ahora las costas del Caribe, dejando un reguero de muertos y destrozos a su paso y con rumbo al sur de EEUU. Ya se ha convertido en el huracán más potente que ha azotado el Atlántico y el más duradero en una categoría 5 (la máxima en la escala Saffir-Simpson) del que se tenga noticia.

Estos fenómenos, y otros que están teniendo lugar en todo el mundo (como los monzones en Asia, que han llegado antes y con más fuerza que nunca, o los huracanes José y Katia que acompañan a Irma en su periplo destructivo), no son algo extraño en esta época del año en los lugares donde se producen... pero sí sorprende a los científicos su virulencia, que no responde a los patrones conocidos del pasado.

La mayoría señalan como responsable al cambio climático, que está haciendo que los modelos en los que se basan países como Estados Unidos para predecir los huracanes y protegerse frente a ellos queden totalmente anticuados.

Investigadores de la Universidad de California en Davis han comparado los mapas de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), que delimitan las zonas en mayor riesgo por inundaciones con las imágenes captadas por satélite de la devastación alrededor de Houston. Su conclusión: que gran parte del territorio anegado por Harvey (al menos la mitad) estaba fuera de esos planos (incluso de los que señalan el peligro a 500 años vista), en áreas que debían tener una probabilidad del 1% de acabar cubiertas por el agua.

A juicio de los autores, es la prueba de lo que muchos científicos llevan años denunciando: que las medidas de prevención se están tomado en base a modelos anticuados, que se basan en conocimientos sobre cómo era el clima hace años, no en observaciones sobre cómo es en el presente y ni mucho menos predicciones sobre cómo será en el futuro.

Esto quiere decir que las ciudades, sus infraestructuras y viviendas, se han estado levantando con medidas de protección insuficientes para lo que está por llegar. “El cambio climático ha de considerarse como un posible factor en los cambiantes riesgos de inundaciones y otros eventos peligrosos”, afirma el investigador Paul Milly, autor principal de un estudio publicado en la revista 'Science' que ya alertaba del problema en 2008. Que no se esté haciendo todavía aumenta de manera innecesaria el riesgo que corren miles de personas.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.