ALGUNAS ENFERMEDADES SE ESTÁN VOLVIENDO AÚN MÁS LETALES

ALGUNAS ENFERMEDADES SE ESTÁN VOLVIENDO AÚN MÁS LETALES

Infografía: el mapa de la resistencia a los antibióticos

Una infografía recoge cómo algunas de las dolencias bacterianas más conocidas están empezando a presentar resistencias a los antibióticos que antes servían para curarlas

Gráfico de resistencia antibiótica
Gráfico de resistencia antibiótica | David McCandless

Más de un millón de personas se contagia cada año de tuberculosis. Se trata de una de las enfermedades más prevalentes del mundo, más contagiosas y más difíciles de curar (mucho más que otras enfermedades más célebres, como el ébola, por ejemplo). Especialmente, por nuestra culpa.

El hecho de que haya enfermedades más resistentes con el paso del tiempo es, en cierto modo, una mera cuestión de evolución: hay bacterias que logran sobrevivir y perduran, mientras otras no lo consiguen. De esta forma tienden a multiplicarse aquellas más complicadas de eliminar.

Sin embargo, en este punto, los humanos estamos ayudando a esa evolución: la OMS denunciaba el año pasado en el primer informe global sobre resistencia antibiótica que lo que era una amenaza de futuro ya se había hecho realidad.

Así, la bacteria Klebsiella pneumoniae, causante de neumonías, septicemias e infecciones, ya presenta resistencia antibiótica en todo el mundo. Las fluoroquinolonas, unos fármacos descubiertos hace tres décadas, han pasado de no presentar resistencias a que estas sean generalizadas contra el E.coli. Y así decenas de casos, incluyendo los focos de 'superbacterias' que se han detectado en India y se están expandiendo a otros países.

Un año antes de este informe, la propia OMS ya había lanzado la voz de alarma. En el caso de la ya mencionada tuberculosis, se habían multiplicado los casos de las cepas capaces de sobrevivir a los medicamentos. En concreto, había brotes capaces de combatir a la isoniazida y a la rifampicina, dando lugar a lo que se conoce como 'tuberculosis multirresistente' El año pasado se describían unos 630.000 casos conocidos.

El hecho de que se tomen compuestos antibióticos para combatir dolencias de origen vírico que no los necesitan ha acelerado el proceso. Es el caso de resfriados, gripes, bronquitis o infecciones del oído, según el Centers for Disease Control and Prevention del gobierno de EEUU

El resultado: un mapa cada vez más complejo en el que algunas infecciones empiezan a presentar resistencias contra los antibióticos que antes les combatían. Este gráfico elaborado por David McCandless muestra de forma visual cómo estamos volviendo a perder la guerra contra algunas de esas dolencias


Pincha la imagen para verla más grande

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.