SON AUTÉNTICAS TUNELADORAS NATURALES

SON AUTÉNTICAS TUNELADORAS NATURALES

Wombats: los adorables peluches australianos que cagan cuadrado

Excavadores natos, tranquilos y lentos. Así son los wombats, unos animales de un metro que habitan en Australia y que presentan algunas curiosidades llamativas.

Wombat
Wombat | Wikimedia Commons

Hace muchos, muchos años, los wombats eran una especie de oso gigante que caminaba por la Tierra. Ahora son un adorable peluche de más o menos un metro y entre 15 y 25 kilos de peso, recluidos en Australia, como tantos otros compatriotas.

Son unos marsupiales robustos, con un saco a modo de mochila, a la espalda, donde sus crías terminan el desarrollo que empezaron en el útero materno. Tienen poderosas palas dentales, como los de los roedores, y afiladas garras que utilizan para excavar enormes galerías subterráneas donde desarrollan parte de su vida diaria.

De hecho, las galerías que excavan son parte fundamental de su modo de vida: el hecho de que se dediquen a hacer de 'tuneladoras' naturales es lo que justifica que su saco esté en la espalda y no en el abdomen, como sucede con los canguros. Es así como tanto ellos como ellas pueden excavar usando garras y dientes sin preocuparse de llenar a las crías de polvo

Gracias a esos túneles logran encontrar alimento, en forma de raíces y semillas... y también hacer frente a depredadores: son expertos en derribar sus propias construcciones para ahogar a sus contrincantes enterrándolos vivos.

Hasta aquí la vida bajo tierra, ahora toca salir a la superficie. Lo hacen fundamentalmente de noche, aunque es posible verles de día si el sol no aprieta demasiado. Es fuera donde deponen y, peculiaridades de la naturaleza, sus heces tienen forma cuadrada. Eso se debe a la presión que ejercen con músculos y huesos alrededor del aparato excretor. Ya que tardan hasta dos semanas en hacer la digestión, algo original tenía que salir de ahí...

Los wombats no son especialmente longevos. Al menos no todos, porque Patrick -que así se llama- es, a la vez, el ejemplar más grande y el más viejo conocido: este año se convertirá en treintañero

A pesar de su apariencia poco ágil -son paticortos y gorditos- pueden correr más rápido que los humanos en caso necesario. Eso, unido a su fuerza en garras y mandíbula, hace que sean un combatiente feroz cuando tienen que defender su territorio, aunque sea a base de mordiscos y arañazos.

De lo que no pueden defenderse es de internet: han usado su nombre para un grupo musical indie, para un software de e-commerce, para una plataforma de seguridad informática y hasta han sido objeto de hilarantes memes. Menos mal que también se les muestra de una forma más amable con vídeos como este

Los mas vistos

Xtreme Cities

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.