SEGÚN UN ESTUDIO REALIZADO POR LA UNIVERSIDAD DE FLORIDA

SEGÚN UN ESTUDIO REALIZADO POR LA UNIVERSIDAD DE FLORIDA

Tener perro alivia el estrés infantil

Según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Florida, tener un perro como mascota proporciona un valioso apoyo social a los niños cuando están estresados, pues los perros estuvieron entre los primeros en documentar los efectos de amortiguación del estrés en los más pequeños.

Vivir con perros disminuye el estrés de los niños
Vivir con perros disminuye el estrés de los niños | Pixabay

Darlene Kertes y sus colegas probaron la creencia común de que los perros de compañía brindan apoyo social a los niños usando un estudio controlado aleatorio con niños de entre 7 y 12 años de edad.

"Muchas personas piensan que los perros son ideales para los niños, pero los científicos no están seguros si eso es cierto o cómo sucede. Cómo aprendemos a lidiar con el estrés es importante, ya que los niños tienen consecuencias para toda la vida sobre su gestión del estrés como adultos", comenta Kertes.

Para su estudio, recientemente publicado en la revista Social Development, los investigadores reclutaron a unas 100 familias de propietarios de mascotas, que acudieron a su laboratorio universitario con sus perros. Para aumentar el estrés de los niños, los niños completaron una tarea que consistía en hablar en público, así como una tarea aritmética mental, que se sabe que evocan sentimientos de estrés y elevan la hormona del estrés, el cortisol. Los niños fueron asignados al azar a experimentar esta tarea de estrés con: su perro, su padre o sin apoyo social.

"Nuestra investigación muestra que tener un perro cuando un niño está sufriendo una experiencia estresante disminuye la cantidad de estrés de los niños", dijo Kertes. "Los niños que estaban con su perro informaron sentirse menos estresados en comparación con el grupo que tenía al padre delante o ningún apoyo".

Es importante aprender a lidiar con el estrés en la infancia | Pixabay

También se recogieron muestras de saliva antes y después de la tarea generadora de estrés para verificar los niveles de cortisol en los niños, un marcador biológico de la respuesta al estrés del cuerpo. Los resultados mostraron que para los niños que sufrieron la experiencia estresante con sus perros, el nivel de cortisol de los niños varió dependiendo de la naturaleza de la interacción de los niños y sus mascotas.

"Los niños que solicitaron activamente la presencia de sus perros y les hacían mimos, tenían niveles más bajos de cortisol en comparación con los niños que interaccionaron menos con sus perros", dijo Kertes. "Cuando los perros rondaban o se acercaban a los niños por su cuenta, sin embargo, el cortisol de los niños tendía a ser mayor".

"La niñez media es un momento en que las cifras de apoyo social de los niños están expandiéndose más allá de sus padres, pero sus capacidades emocionales y biológicas para lidiar con el estrés aún están madurando. Debido a que sabemos que aprender a lidiar con el estrés en la infancia tiene consecuencias para la salud emocional y el bienestar a lo largo de toda la vida, necesitamos entender mejor qué funciona para amortiguar esas respuestas al estrés lo más temprano posible", concluye Kertes.

Seguro que te interesa

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.