LAS FOTOS DE ENMASCARADOS Y CACOS PUEBLAN LA RED

LAS FOTOS DE ENMASCARADOS Y CACOS PUEBLAN LA RED

El absurdo estereotipo del hacker (y sus hilarantes representaciones)

Existe la tendencia a asemejar visualmente a un hacker con un ladrón, incluso visualmente. Ahora bien, ¿has probado alguna vez a usar un ordenador con guantes y pasamontañas?

Un hacker tiene que ser una persona más bien extraña. Al menos, es lo que se deduce de cómo suelen ser representados visualmente. Claro, ser hacker es algo que se suele asociar a actividades delictivas (cuando no tiene por qué, ni mucho menos) y por tanto suele ser complicado hacerle la foto a uno de ellos. Y aunque se pueda, mejor no personalizar. Así que muchas veces los medios usamos fotografías de recurso para ilustrar los temas de hackers y seguridad

¿Cómo suelen ser esas imágenes? En algunos casos son recursos visuales, con candados, avisos de seguridad en una pantalla de ordenador o cosas así. Pero otras veces, por intentar ser gráficas, las imágenes de recurso son ridículas: supuestos malhechores con pasamontañas, enfundados en guantes de cuero o lana, bragas cubriendo la cara, antifaces y capuchas, ropas negras y demás parafernalia. Hasta gafas de sol y máscaras. Comodísimo todo para trabajar en el ordenador de tu cuarto.

La intención es clara: que se sepa que ese hacker del que se habla anda tramando algo malo, es un ladrón. Esto, además de no ser siempre cierto, deja imágenes ridículas: ¿has intentado alguna vez usar un ordenador llevando guantes de lana? Por secreto o escondido que sea lo que vayas a hacer, ¿te pones un pasamontañas delante de la pantalla para hacerlo? ¿No es un poco absurdo?

Por si todo lo anterior no bastara, hay otros elementos añadidos para completar la escena. Por ejemplo, casi siempre se representa al hacker en habitaciones oscuras (porque claro, lo que hace es malo malísimo). Y con muchos monitores a la vez (como sabe mucho de informática, puede usar varios ordenadores al mismo tiempo, a lo Nacho Cano con los teclados).

Esos ordenadores que usan, además, no son normales. Muchas veces tienen letras verdes, a lo Matrix, como para ilustrar lo difícil y lo sesudo de lo que tienen que hacer. Y eso que los monitores de letras verdes pasaron a mejor vida hace casi treinta años, que si no...

La mayoría de los hackers representados, además, llevan chándal. Se ve que no tienen ropa diferente. Total, para qué, mejor estar cómodos en casa (ya que tenemos que trabajar con pasamontañas y cosas así, que ya es incómodo por sí mismo).

Si sales a la calle y preguntas cómo debe ser un hacker, sin embargo, la imagen no es tan siniestra. De hecho, la mayoría asociaría la imagen del hacker con la de un 'friki' poco social, un joven que ha pasado demasiado tiempo encerrado en su cuarto, muy inteligente pero con pocos amigos, casi siempre chico y con otros vicios peligrosísimos como -atención- los videojuegos o los juegos de rol.

Al margen de cómo se represente a los hackers en las imágenes de recurso de los medios o en el imaginario de la sociedad, un hacker no es más que alguien que hace con fuentes de código de programación cosas distintas a las finalidades que dicho software tenía. Puede ser, claro, con un fin delictivo o pseudodelictivo, puede ser como forma de protesta, o incluso como actividad cultural o de promoción de la seguridad (muchos hackers trabajan para empresas o instituciones precisamente fortaleciendo los sistemas de seguridad).

Y seguro que trabajan en habitaciones luminosas, con ropa normal, tienen pareja y usan un solo ordenador con una pantalla a color como la tuya.

Los mas vistos

Xtreme Cities

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.