PROYECTO MAREA

PROYECTO MAREA

Cinco cosas que no sabías sobre los cables submarinos como el que unirá España y Estados Unidos

El cable submarino MAREA, que unirá Europa con Estados Unidos y que es un proyecto conjunto de Facebook y Microsoft, ha comenzado a instalarse en Sopelana (Bizkaia). Será el de mayor capacidad que cruce el Atlántico. Sin embargo, ¿sabes para qué sirve un cable submarino?

Cable submarino
Cable submarino | Wired

Para que una persona que se encuentra en Estados Unidos pueda leer este artículo, ubicado en un servidor de España, es necesario un emisor (nosotros), un receptor (ellos), y un canal por el que transmitir la información que, en este caso, es un cable submarino.

Hasta aquí la teoría más básica. Ahora bien, hay determinadas cosas que seguro que no sabías de un cable submarino. Apunta.

1. No son indestructibles

El tiempo medio de vida de un cable submarino es de unos 25 años en óptimas condiciones. Tras este periodo de tiempo, su mantenimiento se hace cada vez más indispensable. Hay que tener en cuenta que, al fin y al cabo, están sujetos a los vaivenes del océano y sus habitantes.

Por ejemplo, no sería la primera ocasión en la que se puede ver a un escualo atacando a uno de estos cables...

2. Cómo se arregla uno de estos cables

Existen unos determinados barcos específicos, llamados 'barcos cableros', que se encuentran posicionados en puntos estratégicos por donde hay una mayor densidad de cables submarinos.

En el momento en el que se detecta un fallo en uno de estos cables, el barco se desplaza hasta allí, corta el segmento de cable que está deteriorado, lo suben a la cubierta del barco y lo arreglan. Una vez está reparado el cable en superficie, tienen que volver a meterlo e instalarlo. Esto se hace mediante un robot que dirigen desde el barco, por lo que no existe riesgo humano.

3. No son gigantes

Aunque pudiera parecer que el término 'cable submarino' esté relacionado con una megaestructura, no es ni mucho menos así. Al menos en cuanto a tamaño se refiere.

El cable MAREA, por ejemplo, está formado por un conjunto de ocho pares de fibras ópticas. Cada una de ellas tiene el diámetro aproximado de un pelo. Sin embargo, donde sí gana diámetro el cable submarino es en todas las capas de protección que lleva.

Un cable submarino estándar está recubierto por al menos seis capas, donde se incluyen materiales resistentes como el polietileno, la cinta de tereftalato, alambres de acero trenzado y hasta barreras de aluminio resistentes al agua.

Mapa de cables submarinos | submarinecablemap.com

4. Mejor que las comunicaciones por satélite

Una de las principales ventajas que tiene la fibra óptica respecto a las comunicaciones por satélite es que los cables submarinos pueden tener mucha más velocidad y generan menos retraso en el envío de los datos que las recepciones a través del satélite.

Otra de las ventajas es que están exentos de problemas atmosféricos, como pueden ser las tormentas solares que generan interferencias en las comunicaciones.

5. ¿Cuántos son necesarios realmente?

Actualmente se calcula que hay instalados más de 900.000 kilómetros de cables submarinos en todo el planeta, entre los que se encuentran tanto los de telecomunicaciones como los de electricidad. Para que te hagas una idea, el 99% de las telecomunicaciones globales se realizan a través de estos cables submarinos, por lo que parece obvio que estos cables son necesarios en un mundo cada vez más globalizado y dependiente de unas comunicaciones a muy alta velocidad.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.