COSAS QUE DIJERON QUE VERÍAMOS ESTE AÑO… Y NO

COSAS QUE DIJERON QUE VERÍAMOS ESTE AÑO… Y NO

Previsiones fallidas de 2014

Nuevos sistemas operativos, pantallas curvas y otras cosas que no, este año no hemos visto. Estas son algunas de las cosas que los gurús auguraron para este pasado año tecnológico y que no llegaron.

Pantallas
¿Dónde han quedado las pantallas de zafiro? | Agencias

Hay dos clásicos que todo buen medio de comunicación hace cuando se acerca nochevieja: publicar listas con lo mejor que ha dado de sí el año que termina y, una vez iniciado el año, sacar la bola de cristal y analizar las claves de lo que vendrá.

Nosotros no hemos sido una excepción, y en estos días hemos hablado de las noticias más destacadas del año 2014 en el sector, de las mejores apps del año (según Google), de los mejores y peores productos del año, de que éste será el año de los virus móviles y de qué esperar para este año o las mejores películas para geeks tecnológicos que llegarán a los cines este año.

El problema no es tanto hacer listas resumiendo lo que ha dado de sí un año que termina, sino lo de anticipar cosas que podrían pasar porque, por la misma lógica, podrían no pasar. Y eso es justo lo que ha sucedido si repasas las listas que los expertos del sector elaboraban hace ahora un año, cuando 2014 iba a empezar. También había aciertos, como que acabaría el duopolio Apple-Samsung (ahí está Xiaomi, aunque no sea 'mainstream') o que las baterías no serían mejores tampoco este año.

Estas son algunas de las previsiones del año pasado, de la mano de Michael Mace, Thomas Husson, Eric Schmidt, Carin Van Vuuren o Tim Schiesser: he aquí algunas cosas que se suponía que veríamos, pero más bien no:

El estallido de lo wereable

La irrupción de las tecnologías 'vestibles', en inglés conocidas como 'wereables'. Es verdad que durante este año hemos visto aparecer unos cuantos smartwatches (aquí hemos hablado del SmartWatch 2, del Galaxy Gear, del Gear S, del Moto 360, o del Pebble Steel), a los que en breve se añadirá el de Apple según ellos mismos anunciaron en su keynote otoñal. Pero también es cierto que la evolución de las pulseras para runners no son suficiente. Ahí están las Google Glass, que iban a ser la monda y al final languidecen olvidadas.

Hubo expertos como Michael Mace que fueron prudentes y dijeron que su explosión estaba condicionada a que encontrara un nicho de usuarios, una utilidad, que aún andan buscando

Pantallas flexibles

Ahí fuera hay hasta patentes, pero de momento nada. De nuevo Michael Mace rebajaba la euforia señalando al problema de la fatiga de los conductores (al doblar una superficie flexible se acaban rompiendo), y emplazaba a que eso se solventara antes de poder ver el despegue de tan esperada tecnología.

Tim Schiesser era menos precavido en sus augurios, aunque no hablaba tanto de pantallas flexibles como de pantallas curvas, que no han irrumpido pero sí aparecido en el mercado. A no ser, claro, que hablara del iPhone 6 y su 'bendgate'

Tampoco hay un salto cualitativo en las resoluciones, como apuntaba Schiesser, que hablaba de nuevos estándares más allá de los 1080p. Habrá ultraalta definición, pero muy lejos de lo estándar

Evolución en el mercado de los smartphones

La verdad, llevamos años sin ver nada nuevo: mejores resoluciones, mejores prestaciones, nuevos diseños, terminales más grandes aunque ligeros... pero desde el primer iPhone nada ha vuelto a sacudir de verdad el mercado móvil. La clave, señalaba Mace, era la fragmentación, y que fuera otro sector (no necesariamente tecnológico) el que hiciera posible otro estallido. Hablaba de los coches, por ejemplo. Cosas 'smart' hay un montón, pero estallidos más bien pocos.

A falta de una nueva revolución en el sector, o de la llegada de algo nuevo a las tablets, lo que sí tenemos es el despegue definitivo del consumo a través del móvil: las métricas de las webs indican que, cada vez más, el tráfico es móvil y no tanto de ordenador (y menos de tablets) y, en esa línea, cada vez más de redes sociales y menos de Google.

El único cambio bueno que se podía esperar si no llegaba el cambio era un abaratamiento generalizado de los móviles... pero tampoco. De hecho, hasta Google ha abandonado la línea 'low cost' con sus Nexus

Cambios en las apps

Hablaba Mace en sus predicciones que los desarrolladores serían más felices si se simplificara su trabajo haciendo más webapps o versiones móviles adaptadas de verdad en lugar de aplicaciones, y ahí el HTML 5 tendría algo que hacer al respecto (aunque no solo). El problema: que es un negociazo millonario. Por contar sólo el mercado de Apple, que es el más grande, lleva repartidos 25.000 millones de dólares de ingresos para los desarrolladores por las ventas de apps y juegos (más lo que se embolsan ellos mismos).

También se equivocaba Schiesser en su predicción de un cambio hacia los 64 bits como nuevo estándar tras el anuncio de Apple del año anterior con el chip A7... que se ha quedado como una cosa aislada.

Tanto Husson como Schmidth hablan de 'big data', de análisis, de experiencias más allá de la app, incluso de inteligencia artificial a la hora de darle al usuario lo que busca. Pero la cosa es que seguimos usando apps, igual que cuando Apple se sacó ese mercado de la manga hace ahora ya unos cuantos años.

Nuevos sistemas operativos

Bueno, hay nueva versión de iOS y de Android, habrá Windows 10... pero más allá de adaptaciones como Android Wear o los numantinos defensores de Tizen, poca cosa más hay, a pesar de lo que decía Schiesser.

Este año (sí que sí) llegaría el dinero

Hay una previsión anual que se repite más que la del Gobierno con la recuperación económica: que el año siguiente (sea el que sea) por fin despegará la inversión publicitaria en el sector digital. Thomas Husson también lo tenía claro para 2014, pero como en la década anterior, año a año, él también se equivocaba.

Otro error repetitivo respecto al dinero es lo del pago móvil: lleva tantos años encima de la mesa que, al final, se daba por muerto. Pero hete aquí que Van Vuuren seguía insistiendo en sus previsiones para el año pasado y, nuevamente, no sucedió. Eso sí, un hecho puede cambiar la tendencia de cara al año que viene: la adopción del NFC por parte de Apple. Ahora habrá que ver si 2015 sí-que-sí es el año del pago móvil o tenemos que apuntar esto nuevamente en la lista de previsiones fallidas del año que viene.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.