CONOCE A GEORGE HOTZ

CONOCE A GEORGE HOTZ

Este hacker convierte tu coche 'normal' en uno conectado por 24 dólares al mes

Ya no hace falta que te gastes un dineral en tener un coche conectado: este informático americano te lo consigue por 24 dólares al mes.

El hacker que convierte tu coche en uno autónomo
El hacker que convierte tu coche en uno autónomo | Agencias

Los coches conectados tienen pinta de ser una de las modas a punto de llegar. Y es que, ¿quién podría no estar interesado en un automóvil que está en permanente conexión con tu smartphone o con los dispositivos que tienes en casa para que interactúen y te hagan la vida más fácil?

Sin embargo, este tipo de vehículos tienen un gran problema: su precio. Si quieres comprarte un coche conectado nuevo, ya sabes que tendrás que aflojar el bolsillo. Incluso si tienes uno medianamente nuevo y quieres añadirle herramientas que lo 'conecten', la factura a pagar también va a ser bastante elevada.

¿Resultado? Si quieres un coche de estas características vas a tener que pensártelo mucho, ya que el desembolso económico no es moco de pavo, con lo que deberás estar seguro del valor añadido que te proporciona.

Pero puede haber un punto intermedio en todo este asunto. Y es que en Estados Unidos hay un hacker que se ha propuesto acabar con los grandes presupuestos de los mejores fabricantes y las mayores empresas tecnológicas, ofreciendo a cambio un servicio muy similar y a un precio mucho más reducido.

Ese hacker es George Hotz, un joven que a sus 28 años dirige Comma, una startup que ofrece soluciones de conducción conectada a un precio más que económico. Comma posee un software que, según su CEO, contiene una serie de herramientas exactas a las que ofrecen el resto de compañías a la hora de convertir un coche normal en uno conectado. De hecho, en algunas funcionalidades Hotz asegura que su software es incluso mucho mejor que los que existen actualmente.

Y lo mejor de todo ello es el precio: frente al dineral que cuesta habilitar algunas de las opciones del mercado actual, George Hotz y Comma van a poner a la venta su software por un precio de mantenimiento muy a tener en cuenta: apenas 24 dólares.

Hackéo el primer iPhone, la PS3, estuvo en Google...

El discurso de George Hotz, eso sí, no puede ser más arrogante: “Tenemos un producto mucho mejor que el de los grandes fabricantes. Vamos a acabar con ellos y tendrán que aceptar la derrota”. Sus palabras podrían ser tomadas como las de un chiquillo consentido... si no fuera porque su experiencia profesional lleva, como poco, a tenerlo en consideración.

Y es que a George Hotz, en realidad, lo conocemos desde hace diez años. En 2007, cuando apenas tenía 18, este postadolescente fue capaz de hackear el primer iPhone que creó Apple, marcando un hito en la historia tecnológica reciente. Un año después, en 2008, también fue capaz de hackear la PS3 de Sony.

Estos hechos le hicieron ganarse el respeto de la comunidad hacker, así como que las grandes compañías tecnológicas de la industria se interesasen por él. En 2013 Hotz fichó por Google, que quería contar con él en sus divisiones de Google Maps, de coche autónomo y de coche conectado. Sin embargo, su experiencia en el gigante de Silicon Valley no duró tanto como quizá le hubiese gustado a Google.

… y rechazó trabajar en Tesla

No fue el único grande que llamó a su puerta. Hace pocos años, los auténticos pioneros del coche autónomo también quisieron hacerse con el talento de este informático a golpe de talonario. Sin embargo, Hotz rechazó la oferta de Tesla y acabó fundando la startup con la que ahora quiere revolucionar la conducción conectada.

Habrá que ver que cómo evoluciona el proyecto, pero hay algo que parece innegable: George Hotz no va de farol... y su trayectoria profesional es lo suficientemente asombrosa como para que todo el mundo lo tenga muy en cuenta.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.