PROTECCIÓN DE DATOS

PROTECCIÓN DE DATOS

Las Google Glass incorporarán un LED para alertar si su dueño te graba sin tu permiso

Los desarrolladores de las gafas de Google aseguran que una luz de aviso podría evitar que surjan problemas contra el derecho a la intimidad cuando el propietario del dispositivo tome imágenes de otras personas sin consentimiento.

Google Glass
Google Glass se perfila como el gadget del momento. | Google

Cuando las agencias de protección de datos de varios países –incluida la española- instó por carta a Larry Page, fundador de Google, que les explicara cuál sería su política de almacenamiento de datos en las Google Glass y si las gafas de realidad aumentada respetarían el derecho a la intimidad, en las oficinas del megabuscador se repitió una broma.

Incluso el vicepresidente y evangelista jefe de Google, Vinton Cerf, en una reciente visita a Madrid, repitió el chascarrillo. Cerf se colocó su teléfono móvil en la frente y simuló que sacaba una foto a los periodistas que le preguntaban sobre este aspecto tan sensible.

¿Lo permitirías? ¿ Sacarías esa foto sin nuestro consentimiento?, pareció que nos preguntaba con el móvil en la frente durante el minuto que duró la broma.

"Piensen en las Google Glass como un teléfono. Hace lo mismo que un móvil. Serán las convenciones sociales, más que las leyes, lo que ponga límites a las Glass", dijo Cerf.

La broma y a la analogía es una respuesta repetida por los directivos de Google, pero sí es cierto que los desarrolladores de las Glass, los llamados exploradores, ya trabajan en una solución, simple y ligera.

Los prototipos de Google Glass aún no lo tienen; pero, presumiblemente, los diseños definitivos, que se comercializarán en 2014, incorporarán un led, como señal de aviso.

"Las Google Glass dispondrán de un led rojo para que las personas que estén alrededor de su propietario sepan que el dispositivo graba en vídeo o está realizando fotografías", explica el presidente de Droiders, Julián Moreno Beltrán, uno de los desarrolladores autorizados del prototipo de gafas de Google.

Así, una luz se encenderá automáticamente cuando el dueño de las gafas capte a otras personas, como así ocurre con el flash automático de las cámaras fotográficas. Será la señal de alerta para se sepa que las Glass captan vídeo o fotos.

Con este dispositivo de luz, Google quiere solventar algunos de los requerimientos de las agencias de protección de datos sobre la toma de imágenes personales en espacios públicos y su posterior réplica en redes sociales sin consentimiento.

Por su parte, Google insiste en que ellos solo fabrican y trabajan en el desarrollo del dispositivo, que el uso que le den los usuarios es responsabilidad de cada persona.

Mientras tanto, muchos desarrolladores también recuerdan otra anécdota que demuestra que la tecnología punta va más rápido que las leyes.

Recientemente, un turista americano, con unas Google Glass, visitaba la Capilla Sixtina, grababa y fotografiaba el lugar, aunque estuviera terminantemente prohibido.

Nadie imaginaba que aquellas gafas podían estar tomando dichas imágenes.

Solo unos pocos turistas –los muy geek- se percataron de que el `turista Glass´ llevaba sobre el caballete de su nariz el gadget del momento.

Las Google Glass son uno de los dispositivos de la denominada tecnología "para vestir" (frente a la tecnología para llevar, como es el móvil). En esta nueva visión tecnológica también estarán las gafas de realidad aumentada de Microsoft o el iWatch en el que trabaja Apple.

Las Glass son un dispositivo inalámbrico que permite acceder por órdenes de voz a todo lo que ofrece un smartphone: llamadas, cámara, internet y redes sociales.

Las gafas despliegan un prisma (o pantalla de realidad aumentada) en el lado derecho superior a la visión del usuario. Ahí, como en un interface web, están todos los menús, que comienzan siempre con la misma orden de voz: ok, glass.

Aunque es un submenú el que más divergencias genera entre la multinacional y las agencias de protección de datos: take a picture.

¿Debe el fabricante responsabilizarse del uso que un usuario hace de la tecnología? Esa es quizás la pregunta clave en la que divergen Google y las agencias de protección de datos.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.