Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
RATIO 90/9/1

Por qué Windows y Android son 'mainstream' y el resto les siguen muy de lejos

Hay una regla que se cumple casi siempre en tecnología: la llamada 'ratio 90/9/1'. En muchas áreas de negocio, un actor dominante se come la mayor parte del pastel (Android, Windows), con un segundo que se queda a la zaga (Apple) y algún tercero casi irrelevante.

Móviles de distintas marcas Móviles de distintas marcas | Foto: Carlos Varela en flickr cc

David G. Ortiz | @gomezortiz  |  Madrid  | Actualizado el 03/02/2016 a las 00:11 horas

Con la decisión de Mozilla de echar el cierre a su sistema operativo móvil, Firefox OS, se ha probado una vez más la conocida regla del 1 %, que nació como una fórmula para entender el funcionamiento de las comunidades online. En los foros, por ejemplo, sólo un 1% de los usuarios crean contenido, mientras que un 9% proporcionará algún 'feedback' y el 1% restante sólo se dedicará a consumirlo.

Según esta tendencia, que ahora puede aplicarse a casi todo, siempre hay tres actores que dominan los distintos escenarios del mundo de la tecnología. En los ordenadores se impone el sistema operativo de Microsoft, mientras que en los smartphones el mayoritario es Android. La cuota se reparte con porcentajes cercanos al 90/9/1 que marca esta regla. En ambos casos, Apple ocupa la posición intermedia y se queda con una cuota de mercado cercana al 9% tanto en ordenadores como en móviles.

Se entiende mejor con un ejemplo. Hoy, lo primero que has hecho nada más levantarte ha sido mirar WhatsApp y Facebook, a ver si algún amigo te ha dejado un mensaje. Después, posiblemente, echaste un vistazo a Twitter o Instagram a ver qué había de nuevo, o abriste un segundo chat –Telegram o Hangouts, por ejemplo– por si los compañeros de trabajo habían dicho algo interesante. Seguro que con matices, claro, pero tu rutina mañanera de apps no será muy diferente a esto.

Todo ello lo consultas desde el móvil o el ordenador, que con toda probabilidad serán dispositivos Android (o Apple) y Windows (o Mac). Si también echas un vistazo a los medios, por aquello de saber qué se cuece en el mundo, lo harás desde el navegador Chrome (o Firefox), quizá buscando primero en Google (o Bing) la página que te interesa. Es fácil predecirlo por la citada regla, que se cumple casi siempre en tecnología.

Con las redes sociales y los servicios de mensajería, como hemos tratado de ilustrar, no sucede lo mismo que con los smartphones, los PC, los navegadores o los buscadores. Puedes -y sueles- emplear varias plataformas y chats diferentes, pero no es habitual que un usuario disponga al mismo tiempo de un móvil con Android y otro con iOS o de un ordenador con Windows y otro con Mac OS X. Por lo general, son elecciones excluyentes.

Así, en casi todos los mercados tecnológicos la libre competencia inicial -el aluvión de alternativas- se acaba transformando en un oligopolio, un duopolio y hasta casi un monopolio con el paso de los años, a medida que fabricantes y usuarios adoptan la solución mayoritaria por razones de ahorro y comodidad. Es lo que sucedió con Windows y lo que ha sucedido, más recientemente, con Android.

Si echamos un vistazo a las cuotas de mercado del año 2015, el sistema operativo del robot verde vive en la entrañas del 81,2 % de los móviles, seguido de lejos por iOS (15,8%) y muy de lejos por Windows Phone (2,2%). Aunque no a rajatabla, la regla se cumple a grandes rasgos: 82/16/2 viene a ser la ratio del mercado de los smartphones, que tiene en la fuerza del segundo, Apple, su mayor desviación respecto a la norma.

Más perfecto es el dibujo en el mercado de los ordenadores, donde la ratio entre Windows, Mac OS X y el resto (fundamentalmente Linux) ronda el 91:8:1, según los analistas. Y siempre ha sido así, aunque los actores dominantes y los secundarios hayan ido y venido a lo largo de los años. ¿Recuerdas los años dorados de Nokia y el sistema operativo Symbian? ¿Y los de Blackberry? También ellos rondaron el 90% en su apogeo.

Sucede sobre todo en los mercados maduros, que ya tienen cierto recorrido. Si nos fijamos en los relojes inteligentes, por ejemplo, veremos que aún no hay un dominador claro, aunque sí un oligopolio Apple/Google que se fragua lentamente. En 2019, según la consultora IDC, estaremos cerca de un empate técnico (50% Apple, 40% Google) que en los años venideros, probablemente, deberá decantarse hacia uno u otro lado.

También podría ser que los 'wearables' se sumen a la lista de las excepciones, junto con las ya citadas redes sociales, los servicios de mensajería y un tercer ejemplo muy notable: las videoconsolas. En este segmento, la regla del 90:9:1 no podría estar más lejos de aplicarse. Hay tres contendientes (Nintendo, Sony y Microsoft) que se reparten el pastel casi a partes iguales (con sus Wii, PlayStation y Xbox). Alguien tenía que desmarcarse para confirmar la regla.

Compartir en:
PUBLICIDAD
Cerrar ventana
Cerrar ventana