HAZ TUS COMPRAS SIN RIESGOS

HAZ TUS COMPRAS SIN RIESGOS

Seis consejos de seguridad para hacer compras navideñas en los ecommerce chinos

Comprar en un ecommerce chino puede tener muchas ventajas, pero también ciertos peligros. Aprende a evitarlos.

¿Vas a comprar en un ecommerce chino? Seis consejos para hacerlo con seguridad
¿Vas a comprar en un ecommerce chino? Seis consejos para hacerlo con seguridad | Agencias

Hace años que los españoles le perdimos el miedo al comercio electrónico. Y si eso acabó suponiendo entrar de manera compulsiva en los grandes ecommerces, a día de hoy incluso nos atrevemos a hacerlo con alternativas digitales mucho más alejadas geográficamente, como es el caso de AliExpress.

Y es aquí donde llega una de las preguntas que más inquieta a gran parte de los consumidores españoles: en caso de que queramos ahorrarnos bastante dinero en según qué productos, ¿podemos recurrir a los portales de comercio electrónico chinos? La pregunta quizá envuelva cierto racismo cultural, pero no conviene ignorar que de entrada los consumidores inexpertos no suelen comprar en portales que no conozcan, sea cual sea su origen geográfico.

La cuestión, en definitiva, está en el aire: ¿nos estaremos arriesgando si compramos en un ecommerce chino? Si tienes dudas, aquí te dejamos seis consejos para comprar de la manera más segura posible.

1. Mira opiniones en internet

Esto quizá te parezca una obviedad, pero de entrada también será tu mejor aliado. ¿Has encontrado un producto baratísimo en un portal que hace un minuto ni conocías? Echa mano de Google y busca opiniones sobre dicha web.

Sí, es más o menos posible que acabes en foros con opiniones manipuladas, pero no todo será así. Si sigues con dudas, preguntas en círculos de confianza o en redes sociales públicas.

2. Posibles falsificaciones

Aquí no te vamos a engañar: a menos que conozcas la tienda y veas que su seguridad es total, tu certeza nunca será absoluta. En cualquier caso, siempre podrás mirar si en las fotos del producto hay algún sello o etiqueta que parezca demostrar su autenticidad.

Este criterio quizá no te valga para apostar al 100% por un producto, pero sí para descartarlo: si muestra ciertas etiquetas o sellos, podrás mantener la esperanza; si ves que los evita o que no aparecen donde sabes que deberían aparecer, sospecha.

3. Precio

La mayoría acudimos a ecommerces chinos porque, por lo general, tienen precios mucho más baratos que los que tenemos aquí o incluso en Estados Unidos. Sin embargo, no busques imposibles.

Lo primero que debes preguntarte es qué tipo de producto quieres comprar. Porque si se trata de un objeto poco común, igual podría estar a un precio mucho más rebajado. Pero si estás buscando una consola, un smartphone o cualquier otro producto de una gran marca tecnológica, da por hecho que este tipo de compañías suelen dar precios casi cerrados, con muy poco margen.

Créenos: será imposible que tu smartphone favorito esté a mitad de precio en esa web que nunca hasta ahora habías visitado.

4. Tipo de pago

Pongamos que has decidido comprar. ¿Qué tipos de pago puedes ejecutar para finalizar tu compra? ¿Tarjeta de crédito? ¿Paypal? ¿Transferencia? ¿Hay algún tipo de aviso sobre posibles devoluciones?

Si sigues sin fiarte, puedes recurrir a una herramienta muy común entre los bancos, pero muy poco usada por los consumidores: las tarjetas virtuales. Se trata de tarjetas de crédito que te creas en la web de tu banco con un límite preestablecido y una fecha de caducidad. Si crees que alguien podría quedarse con los datos de tu tarjeta, consulta las condiciones de las tarjetas virtuales de tu banco y haz el pago con una de ellas en el portal.

5. Gastos de envío

Resulta que ese producto que llevas meses buscando está en esa web china... ¡a un precio un 70% inferior! Vale, para el carro un segundo: ¿cuánto te va a costar que te lo traigan desde China? ¡A ver si al final te van a salir más caros los gastos de envío que el producto!

Antes de pagar, asegúrate que esos gastos no acaban elevando el precio más de lo debido.

6. Aduanas

Y aquí llegamos al gran problema: los aranceles que retienen tu paquete a la entrada de España y que necesitas pagar si quieres recogerlo. El inconveniente es que la mayoría de las veces no son nada baratas. Si quieres estar seguro de lo que pagarás, consulta el precio de la aduana en función del tamaño y peso de tu pedido.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.