ADIÓS, VIEJAS ENCICLOPEDIAS; HOLA, INTERNET

ADIÓS, VIEJAS ENCICLOPEDIAS; HOLA, INTERNET

Wikipedia ‘killed the book star’: de la enciclopedia a internet

En muy pocos años, las formas de consultar enciclopedias, diccionarios o guías de viaje han cambiado de manera radical. Si antes nos pasábamos las horas muertas pasando hojas, ahora internet nos hace la vida más sencilla.

Wikipedia
Wikipedia | EFE

¿Te acuerdas de cuando hacías trabajos del colegio mirando la enciclopedia de tropecientos tomos que presidía el salón de tu casa? Una especie de almacén de todos los saberes del mundo concentrados en un número de libros que, en un momento dado, podían sacarnos de un apuro. Eso es historia, y las enciclopedias son ya un mero adorno.

Como si de la famosa canción de The Buggles se tratara, internet ha cambiado todo esto para siempre. Pero el cambio no ha sido automático, hubo algunos pasos intermedios. ¿Te acuerdas de Encarta? Fue el primer proyecto que se atrevió a destronar a las tradicionales enciclopedias, almacenando toda su información (y alguna más) en pocos cedés. Además, incluía fotos, vídeos y todo tipo de materiales que ayudaban a ampliar y complementar.

Cierra el libro, enciende el ordenador

La Encarta fue, durante algunos años, la pesadilla de cualquier profesor de instituto. Entre ella y el Word Art, los trabajos escolares se convertían en una especie de amalgama de títulos, gráficos, fotos y párrafos literalmente copiados del ordenador. Una técnica que no sabemos si serviría para que el alumno aprendiese más, pero, desde luego, conseguía que los trabajos de todos los alumnos fuesen prácticamente iguales.

Sin embargo, la llegada de la Wikipedia lo trastocó todo de manera definitiva. En primer lugar, porque da igual lo reciente que sea el autor, obra o concepto que estés buscando: si lo conocen más de 100 personas, ya está en la Wikipedia. En segundo, porque esta plataforma se construye con las aportaciones de cientos de miles de usuarios, que conforman los distintos temas a través de la colaboración online.

Información infinita a golpe de clic

En tercer lugar, porque la Wikipedia no es egoísta, y el saber no se acaba en su web. Casi todos los artículos incluyen referencias externas y todo tipo de enlaces que demuestran, justifican e incluso amplían la información. Wikipedia no te da peces, sino que te enseña a pescar.

Con todo ello, nos plantamos ante una época en la que la información no es un reto vetado por la falta de medios, sino, como mucho, por la falta de tiempo. ¿Necesitas informarte? Seguramente lo que buscas esté en internet.

Diccionarios, mapas, guías de ocio...

Pero la revolución no solo está en la Wikipedia, que sirve para consultar términos generales. A día de hoy, internet se ha apoderado de cualquier nicho de búsqueda de información, por pequeño que sea. Ya nadie tiene un diccionario a mano, teniendo la web de la RAE a un paso (e incluso su propia aplicación móvil).

Tampoco hacen falta los diccionarios de traducción entre idiomas, cuyo mayor avance se pensó que eran aquellas traductoras electrónicas que ya en su momento nos permitían deshacernos del libro físico. No obstante, ahora incluso esos aparatos nos parecen anticuados, teniendo al alcance de nuestro ratón herramientas como Word Reference o Google Translate, que son capaces de traducirte no solo palabras o webs, sino también textos completos con sentido sintáctico.

¿Y si te vas de viaje? Tampoco requieres nada físico. Entérate: las guías que recogías en la oficina de turismo más cercana ya no son imprescindibles. De entrada, Google Maps ya sabe orientarte, decirte dónde estás e indicarte el camino hacia otro sitio. Además, puedes llevarte las rutas configuradas desde casa, de modo que aparezcas en tu sitio de vacaciones con una lista completa de los caminos que tienes que recorrer.

Restaurantes, salas de conciertos...

Además, ¿necesitas un restaurante para comer, un teatro, un bar con buenos conciertos o una sala de baile donde no abandones ni por un día tus clases de salsa? Internet viene en tu ayuda, con multitud de portales (Kedin en España o Yelp en Estados Unidos), que te mostrarán no solo los mejores locales a los que ir, sino también la opinión y experiencia de los usuarios que ya han pasado por ahí.

Está claro que la red ha sustituido a casi todo lo que olía a papel. Ahora, la siguiente pregunta es: ¿quién acabará con internet?

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.