SIMILAR EN TODO, HASTA EN EL PRECIO

SIMILAR EN TODO, HASTA EN EL PRECIO

Nexus 9: al fin una alternativa real al iPad

La nueva tablet de Google se sitúa justo en medio de los iPad. En medio en tamaño (es más pequeño que un iPad Air y más grande que un iPad Mini), y en medio en prestaciones, porque es prácticamente igual… hasta en el precio.

Nexus 9
Nexus 9 | Google

En la vida las superficies se miden en campos de fútbol y las tablets en iPads. Bueno, realmente se comparan con los iPad y siempre salen perdiendo... hasta ahora. La última tablet de Google, la Nexus 9, se puede medir de tú a tú con los iPad, tanto los grandes como los pequeños. Y, como pasa con todas las comparaciones, en algunas cosas gana uno y en otras el otro.

Tras dos semanas de pruebas, con un uso regular de las apps del día a día, y jugando de forma moderada, la conclusión es sencilla: la Nexus 9 consigue estar a la altura del iPad, a veces un poco por delante a veces por detrás, con diferencias muchas veces sutiles y un precio un poquito inferior. Un poquito.

Pero como decía Jack el destripador, vayamos por partes.

¿Diferentes? por fuera

Hay que empezar por lo más evidente: el tamaño. La Nexus 9 tiene 8,9 pulgadas, algo más pequeño que el iPad Air (9,7'') aunque con igual resolución, y más grande que la del iPad Mini (7,9''). Y, la verdad, aunque es cuestión de gustos, resulta una medida perfecta en lo que a portabilidad se refiere.

Alguien con una mano 'normal', puede coger la Nexus 9 con una mano y usarla con la otra, sin que resulte pesado el aparato (425 gramos, por los 437 del iPad Air y los 331 del iPad Mini). En lo del grosor, sin embargo, Apple gana: el iPad Air se queda en 6,1 milímetros, por los 7,5 del iPad Mini y los 7,9 del Nexus 9. No es que sea, ni mucho menos, una barbaridad, pero puestos a pedir...

Y, como buen 'en medio', en este sentido del tamaño tiene cosas mejores y peores que los iPad: la pantalla es suficientemente grande como para leer, navegar o jugar con comodidad (algo en lo que el iPad Mini resulta insuficiente), aunque el tamaño del dispositivo hace que trabajar pueda ser complicado: un teclado con ese tamaño de pantalla a duras penas resultará cómodo.

En resumen: genial en portabilidad, muy cómoda en dimensiones... pero no tan cómoda para usar como algo más que un tablet.

Lo siguiente, donde el iPad siempre gana las comparativas, es en la pantalla. El último iPad Air, la joya de la corona de Apple, luce una LCD IPS y ha marcado estándares con su Retina... y en lo primero también le iguala la Nexus 9: la resolución es calcada, la nitidez es del estilo. Que HTC, el fabricante de la tablet, haya conseguido emular uno de los últimos bastiones de Apple resulta significativo.

En otras cuestiones como la cámara también van parejos: ambos lucen 8 megapíxeles de trasera, por un 1,6 de delantera. La óptica de Apple es de una calidad superior en los móviles -igual que los Sony o algunos Lumia se van de baremo-, pero en tablets nuevamente ambos van del estilo.

Resulta complicado encontrar igual de atractivas a dos personas, pero si la decisión de compra de una tablet va a ser cómo se ven por fuera, tanto los iPad como la Nexus te conquistarán.

Cierto es que el iPad siempre ha hecho de su diseño su bandera, pero a base de no renovarse visualmente han llegado a ser aburridos. En ese sentido, HTC la tenía botando para rematar a gol... pero no: mira que hacen cosas bonitas (como el último HTC One, y un montón de dispositivos previos), pero la Nexus 9 es bastante sobria.

Por delante, negra como cualquier iPad (y cualquier tableta), por los lados metálico gris, por detrás un acabado de resina en tres colores con la marca escrita en metálico. Y una curiosidad: en lugar de una parte posterior curvada de forma que la parte de la pantalla es más ancha que la posterior, es al revés... más difícil que resbale, pero también algo más difícil de coger.

¿Diferentes? por dentro

Cuando dos objetos de deseo son tan similares por fuera, habrá que ir al interior a buscar las diferencias (porque al final lo importante va por dentro). Y ahí las cosas se vuelven más difusas, porque resulta complejo comparar, por ejemplo, un procesador Nvidia Tegra de doble núcleo a 2,3 Hhz con uno de Apple M8 con chip A8X.

Donde son más perceptibles las diferencias es, por ejemplo, en el almacenamiento interno, y ahí sí gana el iPad claramente. Ellos van de los 16 a los 128 Gb, mientras que la Nexus 9 se queda en 16 o 32. Algo que muchas veces suele hacer que los dispositivos con Android ganen a los iOS (el poder meterle tarjetas SD) aquí no se da, así que en lo que a la memoria se refiere gana Apple.

En la batería, de nuevo, poco se puede decir: con 6.700 mah, la Nexus 9 logra un extraordinario resultado para un dispositivo de tamaño reducido. En esto gana al iPad Mini y pierde con el iPad Air, como cabía esperar. En cualquier caso, los cinco días de funcionamiento con un uso normal (ver algunos vídeos, navegar un rato, redes sociales y correo) no se los quita nadie). Una mera cuestión de tamaño.

Pero posiblemente la mayor diferencia de todas las internas resida en el sistema operativo.

En los iPad, el flamante iOS 8, que ha sido la evolución del profundo cambio de imagen (más sencillo, más limpio y más colorido) que trajo iOS 7, ahora además abriéndose tímidamente a algo remotamente similar a widgets en la barra de notificaciones.

Por su parte, y por tener más similitudes aún, Android 5.0 Lollipop trae también un profundo cambio estético, con su Material Design, y se estrena en la Nexus 9, con la garantía de que al ser un Android 'puro' recibirá las actualizaciones directamente.

¿Y qué es mejor? ¿iTouch o NFC? ¿AppStore o Google Play? ¿Maps o Google Maps? La verdad, los widgets que Android trajo y siguen siendo de lo mejor de la industria móvil funcionan mucho mejor en smartphones que en una pantalla mayor, como la de una tablet, donde parecen medio perdidos con tanto espacio. Eso sí, la barra de notificaciones y la funcionalidad de apps de Android barre y friega a lo de Apple.

Y... ¿entonces?

¿A quién quieres más, a mamá o a papá?

Los iPad son iPad, pero la Nexus 9 es un auténtico soplo de aire fresco: rápida, fluida, con calidades muy similares a las de las míticas tablets de Apple, la versatilidad y potencia de Android, aun con las carencias de algunas apps.

Más cómodo en la mano, aunque sin ser una tablet para trabajar. Rápido, preciso e intuitivo, aunque no tan funcional y cerrado como todo dentro del ecosistema de Apple. Fantástico en prestaciones, aunque parco en memoria interna.

Al final, la prueba del algodón: el precio. La única franja donde se puede comparar los precios de ambos es en la baja, la de los 16 Gb (porque de ahí los iPad saltan a 64 y la Nexus 9 se queda en los 32Gb). Y ahí la cosa

Un Nexus 9 16Gb Wi-Fi cuesta 389€, exactamente lo mismo que un iPad Mini, y más barato que un iPad Air, que subiría hasta los 489€. En la gama alta, un Nexus 9 32Gb Wi-Fi y LTE cuesta 559€, mientras que el siguiente escalón en los iPad, con 64 Gb, llegaría hasta los 609€ de un iPad Mini y los 709€ de un iPad Mini.

Traducido: Google y HTC han hecho una tablet tan parecida al iPad que, al final, casi se le parece hasta en el precio. Es comparativamente un poco más barata, con algunas cosas mejores y algunas peores que el iPad. Y quizá lo más refrescante de todo es eso: que al fin hay algo que hace dudar sobre si el iPad es lo mejor. Y no es un iPad.

Los mas vistos

Xtreme Cities

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.