NUEVOS TERMINALES DE LOS COREANOS

NUEVOS TERMINALES DE LOS COREANOS

Samsung Galaxy A: dejad que los 'millennials' se acerquen a mí

Samsung ha presentado de forma oficial en Madrid la nueva gama que se ha sacado de la manga. La serie Galaxy A quiere atraer a un público joven, moderno y con menor poder adquisitivo. La duda es si la compañía será capaz de convencerles.

Samsung Galaxy A
Samsung Galaxy A | Samsung

Galaxy S5 y Galaxy Note 4 ya han demostrado de lo que es capaz Samsung y han servido para que los coreanos se coloquen como uno de los principales actores en el mercado de la telefonía inteligente. Sin embargo, las gamas medias y bajas estaban reservados para versiones reducidas de estos dispositivos o para terminales sin personalidad propia, copias de un diseño ya asumido en distintos sabores y tamaños.

Ahora la compañía se ha planteado un pequeño cambio de estrategia con sus Galaxy A3 y Galaxy A5, dos móviles que están abiertamente dirigidos a los 'millennials'. O, lo que es lo mismo, a jóvenes de entre 16 y 24 años a los que palabras como Facebook, BlackBerry o hasta Samsung y Apple les suenan a rancio. Que los hay.

Galaxy A3 y A5 son más baratos que sus primos 'viejunos', tienen un diseño más cuidado e incorporan funciones y herramientas que, en teoría, son más útiles para los jóvenes. En la práctica, es exactamente lo que cabría esperar: más facilidades para hacerse 'selfies'.

Los dos terminales tienen un aspecto muy interesante que combina el diseño tradicional de Samsung con nuevos detalles 'juveniles' y elegantes en sus cuerpos de 4,5 pulgadas y resolución qHD (A3) y 5 pulgadas y resolución HD (A5). El aluminio, por fin, comienza a tomar protagonistmo y se abandona la imitación de cuero en la carcasa de la parte posterior. A nivel de especificaciones, montan un procesador de cuatro núcleos a 1,2 GHz, 16 GB de almacenamiento y 1 o 2 GB de RAM, en función del modelo.

No está mal y, desde luego, se aleja de los horrores que se suelen ver en las gamas bajas. No son lo más potente del mercado, ni mucho menos, pero tampoco es que su público vaya ser el más exigente. El problema es que el precio no ha sido ajustado al sector joven al que van a tratar seducir: 299 y 399 euros son muchas pagas semanales.

La clave puede estar en la financiación de los operadores, con quienes Samsung ya ha anunciado acuerdos. Tal vez no sea el teléfono que un 'millennial' pueda comprar libre, pero sí a plazos con la subvención de su operador. La segunda clave, entonces, será la publicidad: tiene que quererlo. La empresa también ha pensado en ello y ha adelantado que lo vamos a ver, especialmente en publicidad en exteriores y online. Tal vez con el precio o los intereses de la 'chavalada' no haya acertado (en serio, fabricantes, la juventud tiene más inquietudes que hacerse autofotos), pero con la distribución de la publicidad sí.

Así pues, parece que Samsung ha acertado con los teléfonos elegidos para la estrategia, pero tal vez no tanto con la forma de plantearla. Con ese precio, tiene complicado ganarse a este público. De repente se ha convertido en el político que se pone chupa de cuero y se quita vocales para ir a por el voto joven. Las elecciones llegan pronto.

 

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.