MODELO LOW COST CON BUEN RENDIMIENTO

MODELO LOW COST CON BUEN RENDIMIENTO

Una tablet española para novatos: BQ Edison 2 QuadCore

¿Quieres una tablet pero no quieres empeñar medio sueldo en ello? ¿Es la primera tablet que vas a tener? ¿No te aclaras con las tablets pequeñas y necesitas una de diez pulgadas a buen precio? En cualquiera de los tres casos la BQ Edison 2 QuadCore puede ser una buena opción para ti.

BQ Edison 2 QuadCore
BQ Edison 2 QuadCore | BQ

La empresa española BQ ha sacado al mercado recientemente una revisión de su segunda tablet de la serie Edison, que viene a corregir algunas carencias de su predecesora y que redondea un producto perfecto para un primer contacto con este tipo de hardware, pero que posiblemente deje insatisfecho a un usuario avanzado. En resumen, la BQ Edison 2 QuadCore es una tablet ‘low cost’ con rendimiento interesante en una gama media.

Se trata de un terminal de 10,1 pulgadas, negro, con una parte posterior en goma bien trabajada, de agarre agradable. Por fuera, como buena tablet Android, no hay ningún botón físico más allá de los controles de volumen y la tecla de encendido y desbloqueo: ir al escritorio, retroceder o acceder a otras aplicaciones abiertas se hace desde el menú en pantalla del propio sistema operativo.

Y es justo en este diseño exterior donde se aprecian ya algunos de los pros y los contras del modelo. En los pros, uno clarísimo: la variada oferta de conectividad que ofrece, con un puerto MicroUSB, un jack de 3,5 para los cascos, una entrada HDMI y una ranura para tarjetas SD. Esto supera a muchos, incluso a Apple.

La parte mala de su aspecto viene en dos consideraciones. Por una parte ¿porqué los fabricantes se siguen empeñando en algunos casos en colocar los altavoces detrás? Claro, por una cuestión de espacio y diseño… pero en una tablet que muchas veces usarás apoyada directamente sobre la mesa no parece la mejor opción. La otra parte es el recubrimiento de la pantalla: lejos de deslizarse suavemente, el dedo en ocasiones se ‘frena’ por el acabado del cristal, y hace la navegación a veces complicada.

En funcionamiento se trata de un terminal relativamente potente, con una resolución 1280x800 DPI que luce discreta comparada con tablets de primera línea, y es algo que se aprecia sensiblemente al navegar: los cuerpos de letra muchas veces aparecen pequeños e imperfectos, mientras que las imágenes en movimiento adolecen de una pequeña falta de definición que tampoco es determinante.

Donde el terminal ha mejorado mucho es en su solidez de rendimiento: un procesador A9 QUadCore de hasta 1,6GHz tiene buena parte de la culpa, a lo que ayudan los 2 Gb de RAM incorporados, que evitan ‘lags’ cuando empiezas a abrir aplicaciones… al menos hasta un punto.

A pesar de que la resolución no es su fuerte, la tableta hace un esfuerzo en el terreno audiovisual. No en vano lleva preinstalada una app de Dolby para ajustar el audio y disfrutar de películas y vídeos. En ese sentido, la conexión HDMI también permite salvar las limitaciones de su resolución aportando la posibilidad de ver en pantalla grande y con mayor nitidez. Para todo hay solución.

En su interior late un Android 4.2.2 muy sintomático. Al verlo pensarás que es un Android ‘puro’, porque no se percibe una profunda variación de diseño y funciones, al estilo de ‘Sense’ en HTC o el entorno de Sony: BQ, tanto en tablets como en teléfonos, aplica apenas algunos cambios de mejora que son tan sutiles y poco invasivos que puede pasar desapercibidos para el usuario… pero no para Google.

Por eso el terminal se ha quedado ‘clavado’ en un Android 4.2.2 que, pese a no ser viejo, no es ni mucho menos nuevo: el 4.3 ya tiene más de un año y el 4.4 ya está llegando a buen número de usuarios, y las mejoras son considerables. Y nada de eso es para ti: de momento no hay visos de actualización a la vista.

En lo que respecta a lo físico hay algo que debes saber: esta tablet pesa la tira. Concretamente, lo mismo que pesaba el primer iPad. Entonces pocos decían que pesaba, pero ahora parece un exceso tener un aparato de 680 gramos en una sola mano… y eso en la versión Wi-Fi, porque la versión 3G aún pesa más. Sin embargo el problema se convierte en una consecuencia aceptable: pesa tanto porque dentro lleva una batería de 8.600mAMh. Eso sí, no compares con otras tablets de gama alta cuya batería no representa un obstáculo sin tener que pesar tantísimo.

Al margen de la falta de actualizaciones, que no es un tema menor, hay otro aspecto que le hace ganar puntos, y es su corazón de Android: qué fácil resulta integrar aplicaciones y qué agradable resulta usar widgets de forma rápida sin tener que abrir las apps previamente. Pero eso ya no es sólo cosa de la tablet, sino del sistema operativo.

Con todo lo dicho, la BQ Edison 2 QuadCore es un terminal aceptable: pantalla grande, excelente conectividad, buen rendimiento… pero sólo satisfará a usuarios novatos o con poca experiencia en el mundo del tablet, porque sus principales carencias se refieren a aspectos como la resolución fina o el peso, que son el punto fuerte de competidores de gama alta.

Lo mejor de todo, el precio: 199 euros en su versión Wi-Fi de 16Gb, 229 doblando la memoria y 269,6 euros si al aparato se le incorpora ranura para SIM, algo que no es un asunto menor para usar con un dispositivo supeustamente portátil: si no hay Wifi, ¿cómo navego? En cualquier caso la suma tres veces menos que un iPad… y eso es para pensárselo.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.