KEYNOTE DE APPLE

KEYNOTE DE APPLE

Te voy a contar por qué el iPhone X cuesta más de lo que nunca costó un iPhone

Nueva tecnología, exclusividad y diferenciación: esos son los motivos de Apple para cobrarte más de mil euros por el nuevo iPhone X.

iPhone X
iPhone X | Apple

La ciencia dice que el verano termina con el equinocio de otoño. Para los escolares, esto sucede con la vuelta al colegio. Para el mundo tecnológico, con la presentación de un nuevo iPhone. Si además llega un modelo inédito que rompe esquemas con lo visto hasta ahora, más todavía.

Por supuesto, hablamos del iPhone X, una proeza tecnológica que no sale nada barata. En España se va a vender por 1.159 euros en su versión de 64 GB y por 1.329 euros en su versión de 256 GB.

iPhone X | Apple

Aunque en las semanas previas al lanzamiento se especuló con que traería algún extra que justificase el precio, como unos AirPods o una base de carga inalámbrica incluidos en la caja, no ha sido así: viene con lo que viene. Igual que el iPad Pro, que no trae teclado ni Apple Pencil de serie.

¿Por qué cuesta tanto el iPhone X entonces? En España es el segundo teléfono móvil orientado al mercado de consumo que supera los 1.000 euros en su modelo base, tras el reciente Galaxy Note 8. Estos son los motivos:

Nueva tecnología. Tradicionalmente, equipar a un dispositivo con tecnología (que no 'un componente extra') que acaba de llegar al mercado por parte de Apple suele subir el coste por encima de lo esperado. Es lo que ocurrió con los MacBook Pro que incorporan una Touch Bar o el iPhone 7 Plus y la cámara doble con modo Retrato.

En el iPhone X se juntan varias novedades de renombre: la carga inalámbrica, el tener que cambiar el material para la carcasa -con el anterior no se podría usar esa carga inalámbrica-, o la espectacular pantalla que ocupa casi todo el frontal, así como el nuevo sistema de reconocimiento facial.

iPhone X | Apple

Diferenciación. El iPhone X no ha llegado solo. La continuidad está en los iPhone 8 y 8 Plus, muy similares a la generación anterior, con novedades menores. Ellos se quedan como una opción algo más asequible, dentro de que son de los más elevados del mercado de la gama alta.

Un modelo superior y tan aspiracional como el X canibalizaría las ventas de los iPhone 8 y iPhone 8 Plus si se vendiese sólo un poco por encima de su precio. Y estos son diseños que aún pueden ser muy rentables para Apple, porque llevan desde 2014 vigentes con leves modificaciones.

Exclusividad. Por otro lado, el hecho de llevar y mostrar un smartphone de más de 1.000 euros viene a ser algo parecido a comprar un coche por encima de 100.000 euros o un bolso de más de 1.000. Hace exactamente el mismo papel que alternativas más baratas, pero también sirve para mandar un mensaje al mundo: “lo tengo porque puedo pagármelo”.

A fin de cuentas es un modelo que existe en todos los segmentos de producto del mundo. Y si alguien puede aplicarlo a los móviles, ese es Apple.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.